El Pescador y la Red

 (Materializando Nuestros Deseos)

Al nacer el sol, el indio salió con su nieto a pescar.
Le llevó en su canoa río abajo y, tirando su ajada red al agua,
le enseñó que para recogerla llena,
debía soltarla siempre sin resistencia,
dejando que las cuerdas de la red y de los pensamientos bailaran ligeras el mismo son.

El viejo pescador le abrió su corazón al Gran Espíritu.
Fumó su pipa orando por todos los seres y reinos, por Todo Lo Que Es.
Habló con respeto a los peces del río y confió en la eterna generosidad de la Tierra, agradeciendo de antemano la pesca.

El pescador enseñó a su nieto a ser el agua dentro de la red y a ser el agua de fuera.
A interpretar lo que en la red caía como un espejo de sus anhelos y miedos. A disfrutar cada momento del tiempo de espera.

Porque el Viejo Pescador sabía los misterios de pescar en las aguas infinitas del Universo.

.

Myriam Aram

 

Este texto pertenece a su libro "CUENTOS MEDICINA Para Sanar el Alma" 

 

 

¡Tienes que ser miembro de Fuente de Alegría y Luz para agregar comentarios!

Join Fuente de Alegría y Luz

Enviarme un correo electrónico cuando me contesten –

Respuestas

This reply was deleted.